Hombre mató a sus dos hijas y dos hermanos en Lanús

Hombre mató a sus dos hijas y dos hermanos en Lanús

“Roberto Barone asesinó a sus dos hijas y sus dos hermanos a raíz de una profunda depresión que sentía tras haberse separado de su mujer, y mientras tramitaba el divorcio. Según los investigadores planificó todo con mucha antelación. Hace un mes compró la pistola y se registró en el RENAR como legítimo portador. La secuencia de una masacre que este viernes conmovió a Lanús.

Barone decidió con premeditación que la única salida que tenía para terminar con una depresión que lo agobiaba era atacando a sus seres más queridos. Así dejó una huella irremediable en su esposa, a quien indirectamente responsabilizó en la carta que escribió mucho antes de ejecutar los cuatro crímenes que conmovieron a Lanús.

Roberto tenía 47 años, y hacía cerca de un año que se había separado de su mujer y madre de sus hijas, Lola y Jazmín, de 10 y 15 años. “La ruptura lo afectó muchísimo”, cuenta una fuente policial que estuvo en contacto con el entorno de las víctimas.

Para algunos Roberto podría haber sufrido un “brote psicótico”. Sin embargo, un vocero explicó que el hombre planificó todo con bastante antelación y que evidentemente no se trató de un “rapto de locura”.

Hace un mes el homicida compró la pistola 9 milímetros que utilizó para ejecutar y hasta se registró en el RENAR como legítimo portador de armas. Además, los investigadores sospechan que no escribió la carta que dejó después de asesinar a sus familiares. “La carta es muy extensa. Creemos que la escribió varios días antes”, apuntó un vocero.

En la misiva Roberto explicó que “se llevaba a sus seres queridos”, y en distintos tramos se refirió a su ex mujer, con quien sentía un profundo despecho.

Otro dato es que esperó hasta el viernes, el día que lo visitaban sus hijas, para ejecutar el macabro plan. “Quería asegurarse que estuvieran todos. ¿Por qué no citó a su ex mujer? Sólo él lo sabía”, amplió la misma fuente.

Según la autopsia, Lola tenía tres disparos: uno en la cabeza y dos en el pecho. Jazmín intentó defenderse de la furia de su papá. Roberto le apoyó el caño de la pistola en la frente pero la nena puso el brazo para cubrirse: la bala le atravesó el brazo y se alojó en el cráneo.

Héctor se defendió de la misma manera. A él le pegaron tres tiros en el abdomen y uno en el pecho.

De acuerdo al informe médico forense, Juan Carlos fue su última víctima, y el único que recibió un disparo: le pegó un tiro en la clavícula.

Pocos segundos después Roberto cerró su cacería descerrajándose un tiro en la boca que le provocó la muerte de manera instantánea.”

Fuente online-911.com

 

En reacción a lo ocurrido, la Red Argentina para el Desarme lanzó el siguiente comunicado de prensa:

“La Red Argentina para el Desarme (RAD) expresa su sorpresa ante la noticia de que el hombre que mató a sus dos hijas y a sus dos hermanos en Lanús, antes de quitarse la vida con disparos de arma de fuego, había comprado la pistola que usó para ejecutar la masacre poco tiempo antes y había obtenido su licencia de tenencia ante el Registro Nacional de Armas (Renar), para lo cual previamente consiguió un certificado de aptitud psicológica que, dados los hechos, no se compadece con la realidad.

El hecho, que destrozó a varias familias, a las que la RAD expresa sus condolencias y su acompañamiento en estas horas de dolor, pone de manifiesto la necesidad de que el Estado, a través del Renar, incremente y profundice los controles sobre las armas circulantes y sobre las personas a las que se les otorga el permiso para tener y usar armas de fuego.

En especial este nuevo drama desatado por la violencia armada desnuda la existencia de profesionales que, por negligencia o por avieso desinterés, más que por impericia, extienden aptos psicológicos a personas sin siquiera evaluarlas. La RAD considera que, a los efectos de mejorar los controles y evitar al máximo la posibilidad de que profesionales inescrupulosos aprovechen las deficiencias de los sistemas de control, es necesaria la adopción de protocolos de evaluación psicológica más exhaustivos y que reduzcan al mínimo la posibilidad de que personas potencialmente peligrosas para sí mismas y para terceros tengan acceso a armas de fuego y puedan, con ellas, provocar daños irreparables.

Inecip

ONG Espacios

Asociación La Casa del Sur

Fundación Lebensohn

Asociación La Comuna

APP

Asociación Alfredo Marcenac

Dante Piccioli

Andrés Rodríguez

 

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Aún sin comentarios... Sé el primero en dejar un mensaje!

Dejar un comentario